El yerno del dueño del bar Faisán dice que las únicas cartas que distribuía eran "felicitaciones de Navidad"