Feijóo y Touriño aparcan las diferencias y preparan el relevo de manera cordial