Félix Pons, retrato en blanco y negro de un presidente sereno