Fernández de la Vega abre la puerta a la reforma legal para salvar las objeciones del TC al Estatut