Fernández empieza el año electoral con bonanza económica y sin rival a la vista