La Fiscalía retira los cargos de corrupción contra Zuma, pero no elimina las sospechas