La Fiscalía no descarta un delito de amenazas a los hoteles catalanes para que expulsen a los policías