La Fiscalía pedirá penas de hasta ocho años de prisión para los controladores