Forcadell y los miembros de la Mesa cambian de estrategia ante el Supremo