España vigila a los terroristas islamistas franceses que no pueden huir a Siria