Francisco Correa entró en contacto con un bufete suizo desde la cárcel