Francisco Granados crea su propio servicio de inteligencia y espionaje en Madrid