“Ni en Suiza ni en ningún lado se firman las cosas en blanco”