El pequeño Nicolás intenta demostrar que pincharon su teléfono ilegalmente