Las Fuerzas Armadas egipcias dicen que "no hay alternativa a la legitimidad del pueblo"