Gabilondo plantea que el coste de la matrícula universitaria dependa del nivel de renta