Gallardón logra apoyos en el PP a una propuesta que el PSOE juzga vergonzosa