Gallardón respeta y acata la sentencia sobre Bildu pero discrepa rotundamente