García-Margallo critica a "algunos especuladores que quieren trasladar una mala imagen de España"