La Generalitat catalana cree que un recurso será suficiente para tumbar la sentencia del TSJC sobre la lengua