La Generalitat niega tener datos fiscales de los contribuyentes catalanes