El PP se da una sesión de 'risoterapia'