El Gobierno catalán rechaza el almacén nuclear en vísperas de la decisión de Ascó