El Gobierno apuntala a Montón ante la presión de sus socios