El Gobierno británico "arrebata" a la monarquía el control de sus finanzas