El Gobierno británico quiere recortes en algunos ministerios de hasta un 40 por ciento