El Gobierno chileno califica de infame la sospecha de la derecha sobre la compra de aviones