El Gobierno no conocía el asalto