El Gobierno contesta a ETA