El Gobierno catalán acusa al Estado de ofrecer una democracia "de baja calidad"