El Gobierno catalán descarta la suspensión de la autonomía