El Gobierno ha hecho los deberes