El Gobierno español cree que la liberación de presos es un "paso positivo" hacia la democracia en Cuba