El Gobierno madrileño considera que los indignados "pasaron el límite"