El Gobierno asegura que tiene “argumentos legales suficientes para evitar que Puigdemont" sea investido