El Gobierno se gasta casi 10 millones anuales en mantener y operar los aviones para transporte de autoridades