El Gobierno ve el debate como una ocasión para ampliar acuerdos y generar confianza