El Gobierno vasco ve la operación un "paso atrás" y denuncia la "burda orientación mediática"