El Gobierno catalán quiere seguir pactando con el PP pese a discrepar sobre la inmersión