El Gobierno paquistaní descarta modificar las leyes contra la blasfemia