El Gobierno cubano presenta como una gran victoria el fin de la suspensión de la OEA