El Gobierno trabajó para parar el proceso contra los militares implicados en el caso Couso