El Gobierno reconoce riesgo de represalias por parte del terrorismo yihadista