El Gobierno confía en que se recupere la causa de los ordenadores de Bárcenas y admite que hacen falta explicaciones