El Gobierno catalán reprocha al Estado que sólo haya eliminado una entidad pública en el último año