El Gobierno tecnócrata de Jan Fischer es refrendado por el Parlamento checo