El Gobierno de Asturias, obligado a llegar a acuerdos o convocar elecciones