El Gobierno catalán espera que Rajoy les visite con una propuesta bajo el brazo