Los países del Golfo Pérsico estudian el programa nuclear iraní y la lucha antiterrorista