Gómez de Liaño: "200.000 euros no caen del cielo"